Los avances tecnológicos en materia de seguridad pasiva que se han ido incorporando al cabo de los años en los nuevos automóviles han ayudado claramente a reducir los posibles daños de los ocupantes en caso de accidente.Hasta ahora, los ocupantes de un coche pueden contar con los airbags frontales, los traseros, los laterales, los de cortina, los de rodillas, los centrales delanteros, los específicos para sillitas infantiles e incluso existen los de peatón entre otros…En el caso del Clase S 2021, están integrados en los respaldos de los asientos delanteros y, en caso de colisión, se inflan automáticamente en forma de U para proteger a los ocupantes traseros, este adelanto en el ámbito de la seguridad lo integran los airbags frontales para las plazas traseras. Y es que será el primer coche del mundo en ofrecer un equipamiento que a buen seguro puede reducir daños físicos en los pasajeros que viajan atrás o incluso salvarles la vida.Estos airbags frontales traseros disponen de una estructura tubular específica, lo que hace que sean muy diferentes a los frontales delanteros. Debido a ello, se inflan con una fuerza comparativamente más baja que estos últimos para reducir el riesgo de lesiones.Los nuevos airbags frontales para las plazas traseras podrán adaptarse al uso de sillitas de bebé y trabajarán de forma conjunta con los cinturones de seguridad inflables que también equipará el nuevo Clase S, modelo que se presentará oficialmente en septiembre.

Nuevos retos para los rescatadores…