Cada año se producen en nuestro país más de un millar de siniestros mortales. Afortunadamente, el número de fallecidos en nuestras carreteras ha ido reduciéndose, de forma constante, desde hace más una década, de acuerdo con las cifras proporcionadas por la DGT.

Existen muchos factores que están haciendo posible este hito. No obstante, el objetivo último es erradicar por completo las muertes que tengan lugar como consecuencia de los siniestros viales.

En los primeros 60 minutos después de un siniestro vial se producen en 75% de los fallecimientos, es lo que se conoce como “la hora de oro”. Reducir en cuatro minutos el tiempo de llegada de la ambulancia podría aumentar hasta en un 40 % las posibilidades de vivir de los accidentados.

El corredor de emergencia: Salva vidas apartándote correctamente.

El corredor de emergencia es una de las iniciativas que, desde hace años, se está aplicando con éxito en varios países de Europa, como Austria, Alemania, la República Checa, Suiza o Eslovenia .

Su objetivo es lograr reducir al máximo posible el tiempo que los servicios de emergencias necesitan invertir hasta llegar al lugar del siniestro.

La normativa de circulación prevé que los vehículos que circulan delante de un servicio de emergencias deben retirarse a la derecha para dejar paso. Esta norma resulta de fácil aplicación en aquellas vías con un solo carril por sentido, así como cuando el tráfico es totalmente fluido.

¿Cuál es el problema?

El problema es que, en aquellos casos en los que se producen retenciones en el tráfico y existen múltiples carriles por sentido, los conductores tienen dudas acerca de cómo deben actuar.

De hecho, según las encuestas realizadas por la RACE, la mayor parte de conductores no tienen claro dónde deben situar su coche para facilitar el paso de los servicios de emergencia en estas situaciones. Es aquí cuando entra en juego la importancia del corredor de emergencia.

¿Cómo funcionan los corredores de emergencia?

Las reglas del corredor de emergencia tienen en cuenta los 3 escenarios más habituales que se dan en nuestras carreteras cuando tienen lugar retenciones en la circulación.

  • Cuando se trata de una vía de doble sentido, los vehículos deben situarse a su derecha, de manera que los servicios de emergencia puedan circular por la parte central de la calzada.
  • En el caso de una vía con dos carriles por sentido, los vehículos que circulan por la izquierda deberán situarse en el arcén izquierdo y los que circulan por la derecha, en el arcén derecho. De esa forma, los servicios de emergencia pueden circular por el centro de la vía.
  • Finalmente, cuando existen tres carriles para el mismo sentido, los conductores del carril izquierdo deberán retirarse al arcén izquierdo, mientras que aquellos que estén en los carriles central y derecho, lo harán al arcén derecho.

El propósito de estas especificaciones no es otro que poner de acuerdo a todos los conductores para que, en caso de retenciones, se cree rápidamente un carril libre para las ambulancias y demás vehículos prioritarios en servicio de urgencia.

A menudo, estos vehículos se ven forzados a circular por los arcenes de la vía, los cuales no disponen de continuidad y se ven interrumpidos por incorporaciones o salidas de la vía principal.

¿Por qué es tan importante el carril de emergencia para ambulancias?

El tiempo de espera es crítico en la supervivencia del accidentado.

Recibir asistencia sanitaria lo antes posible supone la diferencia entre la vida y la muerte. Concretamente, los 60 minutos posteriores a un siniestro vial resultan críticos para la supervivencia de los accidentados. A este lapso de tiempo se lo conoce como la “Hora de Oro”, término acuñado por el Dr. Adams Crowley, quien fuera cirujano militar y director del Centro de Atención al Shock traumático de Maryland, durante buena parte del siglo XX.

De acuerdo con sus tesis, la atención recibida por una persona gravemente lesionada durante esos primeros 60 minutos es clave para su supervivencia. De hecho, la muerte puede tener lugar días o semanas después del siniestro, pero lo que acontezca durante esa primera hora determinará el resultado final.

¿Sabías que reducir en 4 minutos el tiempo de traslado a un centro sanitario aumenta en un 40% las probabilidades de supervivencia?

El corredor o carril de emergencia es un factor crítico cuando se produce una retención de tráfico en el trayecto de las ambulancias durante su traslado al lugar de un siniestro, así como al centro hospitalario más cercano.

Estas retenciones y embotellamientos suponen la pérdida de un tiempo muy valioso. Si todos los conductores conocen el protocolo a seguir para crear un carril de emergencias, la circulación de las ambulancias será mucho más ágil y segura, lo que tendrá una influencia directa en la supervivencia de los afectados.

Disminuir el riesgo para las ambulancias

Una de las estadísticas que menos se conocen o divulgan acerca de la siniestralidad en carretera es la que afecta, precisamente, a las propias ambulancias. No obstante, la propia DGT cuenta con registros que indican que, cada año, se producen varias decenas de siniestros en los que está involucrado un servicio sanitario de emergencia.

Las dificultades y los riesgos a los que los conductores de ambulancias se enfrentan se ven considerablemente reducidos cuando disponen de un carril de emergencia bien definido.

Vídeo de corredor de emergencia. Pincha aquí

Entrevista cadena ser Juanma Cervantes. Pincha aquí.