En base al reglamento 2015/758, que aprobó el Parlamento Europeo hace cinco años, desde el 1 de abril de 2018 todos los coches y furgonetas ligeras nuevos salen de fábrica con el sistema automático de llamada a los servicios de emergencia, también denominado eCall. Este equipamiento, tan importante para reducir el número de fallecidos en accidente de tráfico, no es obligatorio en los vehículos de dos ruedas. De hecho, su disponibilidad todavía reducida, a pesar de que los usuarios de este tipo de monturas son muy vulnerables y en caso de siniestro tienen una mayor probabilidad de morir en el asfalto.

En 2017,  BMW fue la primera marca del mundo en ofrecer esta dotación como equipamiento opcional en algunas de sus motocicletas. Primero estuvo disponible en los modelos K1600GT, K1600 GTL y BMW K1600B, y posteriormente se fue incorporando de forma progresiva en otros productos del catálogo. Ahora, el proveedor mundial de tecnologías y servicios Bosch ha anunciado el lanzamiento del sistema Help Connect para motos. Cuando el vehículo sufre un accidente, este dispositivo es capaz de realizar una llamada automática a los servicios de emergencia a través del smartphone del conductor.

¿Pero cómo detecta que la moto ha sufrido un percance? El sistema utiliza un algoritmo inteligente que procesa la información recibida del sensor instalado en control de estabilidad. En base al análisis de parámetros como la aceleración, la velocidad angular, la posición y ángulo en inclinación puede llegar a distinguir si se ha producido un accidente o si la montura se ha caído estando aparcada. Esta capacidad tan afinada evita que se realicen llamadas de emergencia innecesarias.

Mediante la tecnología bluetooth, el sistema transmite la información a la app Vivatar  previamente descargada en el móvil- para que envíe la alerta con la información sobre el estado de salud del conductor y el lugar del siniestro al Centro de Servicio de Bosch y, desde allí, a los servicios de emergencia.

“Cuando ocurre un accidente, cada segundo cuenta. Cuanto más rápido reciban asistencia los motoristas, mayores serán sus posibilidades de sobrevivir. El riesgo de fallecer en un accidente sigue siendo 20 veces mayor para los motoristas que para los conductores de automóviles”, han subrayado desde Bosch.

Según sus cálculos, un mensaje automático de este tipo puede reducir a la mitad el tiempo que tardan los servicios de rescate en llegar al lugar del accidente. No hay que olvidar que los primeros sesenta minutos tras producirse un siniestro son claves para la supervivencia de las personas involucradas. Tanto es así que este periodo de tiempo también es conocido como la “hora de oro”.

Inicialmente, el Help Connect de Bosch para motos está disponible en Alemania, aunque los usuarios de otros países europeos (Austria, Bélgica, Francia, España, Italia, Irlanda, Luxemburgo, Suiza, Países Bajos y Reino Unido,) también podrán comunicarse con este servicio, aunque el idioma vehicular será el alemán o inglés.

En el caso de que el accidente sea muy grave y el motorista no responda a la llamada, se alertará a los servicios de emergencia que gracias a la geolocalización del dispositivo llegarán a lugar del siniestro y podrán atender rápidamente a las víctimas.

Durante el desarrollo de este sistema eCall, Bosh realizó 18 pruebas de choque para analizar el funcionamiento del dispositivo en distintas situaciones. Su efectividad lo han convertido en una especie de “ángel de la guarda digital” para motoristas. De todos modos, no hay mejor ángel de la guarda que uno mismo, por lo que en la carretera siempre hay que circular con precaución para reducir el riesgo de accidente.